Artrosis en imágenes

Galería de información gráfica sobre la Artrosis

iStock_000008003914XLarge

Dolor lumbar, Dolor ciático

En la fotografía podemos ver dos variantes de compresión del sistema nervioso.

Se trata de dos vértebras con el mismo tipo de afección pero en distinto lugar, en la vértebra nº 1 el disco (de color gris claro) que normalmente existe entre una vértebra y otra, proyecta una hernia justo en el centro como lo marca la flecha y al avanzar en esa dirección se tropieza con la médula espinal (en color azul) a la cual comprime.

En la vértebra nº 2 la hernia se proyecta sobre la raíz de un nervio (de color rojo) como lo marca la flecha.

En cualquiera de los dos casos se origina un intenso dolor (el famoso dolor lumbar y ciático) que podría ser eliminado o reducido con nuestro método.

Enfoque general de los Tratamientos

Tratamiento Farmacológico

El tratamiento farmacológico está destinado a disminuir los síntomas. Los principales grupos farmacológicos utilizados son:

Antiinflamatorios no Esteroideos (AINES) como grupo farmacológico de primera línea, en concreto el Paracetamol. Son efectivos para reducir el dolor gracias a su acción antiinflamatoria.
En caso de que los síntomas no se controlen con AINES, utilizar opiáceos menores como grupo farmacológico de segunda línea: Tramadol, Codeína.
En los casos de Artrosis de Rodilla, se ha probado la inyección intraarticular de ácido hialurónico, pues al parecer, producen un efecto más lento pero más duradero que los corticoides inyectados.
La inyección intraarticular de corticoides no se deberá realizar más de 1 vez cada cuatro meses.
Cirugía: De elección ante indicaciones muy concretas: pacientes con dolor invalidante que limite o impida el desarrollo de una vida normal. Las principales técnicas utilizadas son la artroplastia total (se recurrirá a ella en caso de artrosis muy avanzada o ante un fracaso intenso del tratamiento farmacológico), las osteotomías o las artroscopias (para eliminar fragmentos de cartílago que se han desprendido).

Tratamiento no Farmacológico

La primera línea de actuación consiste en promocionar las medidas preventivas enumeradas previamente. Es fundamental la adopción de unos hábitos de vida saludables basados en:

Dieta equilibrada: Que asegure el aporte nutricional correcto, sin excesos ni carencias.
Mantener un peso corporal saludable. En casos de sobrepeso u obesidad, adherirse a un plan alimenticio hipocalórico para alcanzar el peso corporal deseable.
Educación higiénico-postural: Eliminar las posturas inadecuadas con el fin de evitar sobrecargas articulares innecesarias y tensiones musculares que pueden derivar en daño articular.
Actividad física regular: Se recomienda una actividad aeróbica y de bajo impacto. El programa físico debe ser constante y mantenerse en el tiempo debido a la importancia que tiene la fortaleza muscular a la hora de preservar la estabilidad articular.
Programa de Fisioterapia: Se deberán realizar ejercicios específicos destinados a conservar la movilidad articular así como su estabilidad, a través de la ejercitación de la musculatura accesoria. Para ello el fisioterapeuta responsable realizará un programa de rehabilitación específico y adaptado a las necesidades de cada uno de sus pacientes.

Articulación deformada por artrosis de cadera

Casos para cirugía evitables

En el caso (1) se ve, la articulación deformada por la artrosis de cadera, donde la cabeza redondeada del hueso fémur está fuera de su alojamiento normal y un punto de color rojo denota que todo el peso del cuerpo se soporta en ese mínimo sitio ocasionando un vivo dolor.

En el caso (2) se ve, por la acción de la cirugía, una prótesis que soporta la cabeza del fémur en su nueva posición, es decir totalmente dentro de su alojamiento natural, de donde nunca debió salir, a no ser, claro, por la artrosis.

Situaciones como ésta que alertan siempre al enfermo por el dolor que provocan, pueden eficazmente ser evitadas, con la simple y definitiva ayuda de especialistas.